Diputació de Tarragona

 
MAMT Virtual
 

 
Aprendemos jugando
 

 
Logo MAMT Pedagògic
 

 

Puedes encontrarnos en:


Facebook
Flickr
Delicious
YouTube
RSS
 
 
Te encuentras en:   Portada > Exposición permanente > Bronze Nu > Julio Antonio y la escultura monumental

Julio Antonio y la escultura monumental

La producción monumental de Julio Antonio se inicia en 1910 con el proyecto de monumento a Lagartijo para la ciudad de Córdoba y finaliza en 1919, año de su muerte, con el proyecto de monumento a Enric Granados. Durante esta década su capacidad creativa se vuelca en el reconocimiento de personajes diversos pero al mismo tiempo también  en conceptos más sublimes como el trabajo, la poesía, o la espiritualidad.

Algunas de estas obras surgieron por encargo y otras por iniciativa propia. Pero en todas ellas predomina la búsqueda de la auténtica identidad del tema expresado mediante la serenidad formal.



Faro espiritual, 1912

El proyecto del Faro Espiritual se ideó en Valencia. La obra de unos sesenta metros de altura, se ubicaría en el Cerro de los Ángeles, considerado el centro geográfico de la Península Ibérica.

El proyecto era complejo: en la base cuatro frisos, orientados hacia los cuatro puntos cardinales. El friso del norte representaba, la tierra, el sembrador, el esfuerzo; el del sur,  a los hombres de toda la península, incluido Portugal; agricultores, pescadores, mineros; los del este y los del oeste representan el trabajo de la fábrica, del taller, el intelectual, etc.

Finalmente la ejecución del monumento fue adjudicada a Aniceto Marinas.



Proyecto de Monumento a Wagner,1912

La Sociedad Wagneriana de Madrid le encargó la creación  de un monumento dedicado a Richard Wagner, que se situaría en los alrededores de La Moncloa.

Julio Antonio realizó siete dibujos del proyecto de monumento, la mascarilla del músico, una maqueta y el esbozo definitivo en bronce y a continuación inició el proyecto definitivo, de ocho metros de altura, en barro.

El estallido de la Gran Guerra (1914-1918) generó un conflicto interno en la Sociedad Wagneriana, truncándose las posibilidades de una definitiva realización del proyecto.

De esta escultura monumental sólo se conserva la cabeza. En 1969 el escultor Bruno Gallart realizó una reproducción ubicada actualmente en los jardines del Campo de Marte de Tarragona.



Monumento a Eduard Saavedra i Moragas, 1913

El 1912 el Centro Comercial Hispano-Marroquí promueve la realización en Tarragona de un monumento dedicado al ingeniero y humanista Eduard Saavedra.

Julio Antonio realiza cinco esbozos de este monumento; de los que tres son más ambiciosos que la obra definitiva. El monumento se halla situado en el Parque de Saavedra de Tarragona y consta de un basamento piramidal de piedra y el busto del homenajeado.



Monumento a América, 1916

Julio Antonio compartió este proyecto con el escultor Sebastián Miranda. La idea surgió de una sociedad de indianos asturianos que presidía la marquesa d’Argüelles y se ubicaría en Oviedo.

El monumento se concibió como una obra compleja y grandiosa quedando sólo en un proyecto, en el que las esculturas eran obra de Julio Antonio y los relieves de Sebastián Miranda.



Monumento a Francisco de Goya, 1916

El 1915 Ignacio de Zuloaga adquirió la familia Lucientes la casa de Fuendetodos donde había nacido  Francisco de Goya; y acto seguido abrió una colecta para su restauración, así como para crear un museo y erigir un monumento al pintor aragonés.

El día 8 de Octubre de 1917 se inauguró el Museo Goya en la casa del pintor y el 19 d’Octubre de 1920 el monumento realizado por Julio Antonio en la plaza de la iglesia de Fuendetodos.



Monumento a Ruperto Chapí, 1917

El 4 d’abril de 1917 Julio Antonio firma un contrato con la Sociedad de Autores Españoles para la erección de un monumento al compositor Ruperto Chapí.

Este monumento es el único que se ejecutó con  la ambientación arquitectónica proyectada por el escultor y supuso, por parte de la crítica, l’aceptación de un nuevo concepto de monumento y el reconocimiento definitivo de nuevos valores escultóricos.



Monumento a Enric Granados, 1918-1919

Julio Antonio inició este proyecto en 1918 sin ningún encargo concreto, sino fruto de la consternación que le produjo  la trágica muerte del compositor. Su barco fue torpedeado por un submarino alemán en el Canal de la Mancha cuando regresaba del estreno de la versión escénica de Goyescas (1916)  en la Metropolitan Opera de Nueva York. El proyecto quedó inacabado por la muerte del escultor en 1919.