MAMT Virtual
 

 
Aprendemos jugando
 

 
Logo MAMT Pedagògic
 

 

Puedes encontrarnos en:


Facebook
Flickr
Delicious
YouTube
RSS
 
 
Et trobes a:   Portada > Noticias > Julio Antonio y Rich...

Julio Antonio y Richard Wagner En la conmemoración del bicentenario del nacimiento del compositor

02/01/2013

WAGNER

Richard Wagner (Leipzig 1813 - Venecia 1883). Compositor, director de orquesta, poeta y teórico musical alemán.
 
Creador del drama musical y renovador del género operístico, aunque Wagner prácticamente sólo compuso para la escena, su influencia en la música es un hecho incuestionable.

Los grandes movimientos musicales surgidos posteriormente a Wagner, desde el expresionismo hasta el impresionismo, por continuación o por reacción, encuentran en él su verdadero origen, hasta el punto de que algunos críticos son del parecer de que toda la música contemporánea se origina en Tristán e Isolda.

En 1912, Julio Antonio recibe el encargo, por parte de la Sociedad Wagneriana de Madrid, de crear un monumento a Wagner, que se erigiría en La Moncloa. El proyecto siguió adelante gracias a la acogida del príncipe de Ratisbona, en ese momento embajador alemán en España.

No sabemos si Julio Antonio conocía la escultura de Beethoven, realizada por Max Klinger en 1902, pero la influencia parece evidente. A fin de ejecutar el encargo, Julio Antonio pidió un retrato del músico y poder escuchar su música.

Tan pronto como el artista entró en contacto con la obra de Wagner, empezó a diseñar los primeros estudios. Sabemos de siete pequeños esbozos, algunos de ellos muy esquemáticos, pero dos de ellos coinciden con lo que luego sería el proyecto definitivo.

Julio Antonio decidió que un monumento a Wagner requería una escala monumental y que el músico debería aparecer solitario, desnudo, sentado sobre una roca, sólo con un paño que le cubre la parte baja de las piernas.

El boceto definitivo mide 94 cm de altura; el artista, para concretar el efecto de la obra monumental, inició un boceto de barro a tamaño definitivo, ocho metros de altura, que inició en su propio taller y que más tarde trasladó a la Fundición Codina Hnos., donde se debía fundir la obra definitiva.

La Primera Guerra Mundial truncó el proyecto. Los socios francófonos de la Sociedad Wagneriana decidieron no seguir colaborando en él; la falta de recursos lo aplazó y el paso del tiempo deterioró el boceto de barro, que finalmente se destruyó. Sólo quedó la cabeza, que posteriormente el Museu d'Art Modern de la Diputación de Tarragona hizo fundir para su protección.

Actualmente, esta escultura se encuentra expuesta en las salas de exposición permanente de este Museo, dedicadas a la obra Julio Antonio, junto con algunos de los esbozos preliminares.